Blog

Regreso a general

22 septiembre 2016

Las dudas legales y las preocupaciones políticas eclipsan el TTIP y el CETA antes de la cumbre de Bratislava

Menos de la mitad de países apoyan ambos tratados y el TTIP parece ser puesto en hielo

Simon McKeagney, Editor-jefe campaña TTIP Grupo Verde

Hoy comienza una reunión de dos días de ministros de Comercio de la UE en Bratislava que está dispuesta a ser interesante. Un círculo de rumores y la incertidumbre rodean tanto al TTIP como al CETA, y ambos se enfrentan a una montaña de desafíos legales y políticos que pueden ser su perdición.

El ministro de Comercio Exterio francés se comprometió a pedir a sus colegas que las conversaciones del TTIP se suspendieran (lo cual puede ser ya el caso).En una señal de desesperación, el ministro alemán de Economía, Sigmar Gabriel, voló a Canadá la semana pasada para asegurar personalmente más concesiones en CETA, a pesar de que el gobierno canadiense y la Comisión reafirmaron que las negociaciones estaban cerradas. Esta semana, decenas de miles de personas salieron a protestar a las calles en Bruselas y en ciudades alemanas, mientras que las fuentes confirmaban que no se procederá al archivo del TTIP de manera efectiva al menos hasta el próximo verano, después de haber señales de progreso desde el lado estadounidense y las cuestiones a reflexionar tras el Brexit. Todos estos acontecimientos serán considerados por los ministros de la UE en Bratislava

¿Renegociación de Gabriel?

A medida que escribimos a principios de este mes, los políticos socialdemócratas están en un aprieto particularmente difícil para el apoyo al CETA y el TTIP. El vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, junto con su colega europeo del SPD Bernd Lange miembro y presidente del Comité de Comercio Internacional del Parlamento Europeo logró obtener el apoyo al CETA en una convención del partido SPD a puerta cerrada el lunes 19.

Esta es una noticia importante. El rechazo habría tenido sin duda un impacto en el grupo S&D en el Parlamento Europeo, y el apoyo al CETA habría sido probable que lo hundiera por completo. Pero en lugar de eso, más de dos tercios de los delegados del partido apoyaron la moción presentada por la ejectuvida federal del SPD.

Gabriel puede ahora apoyar la firma del CETA y su aplicación provisional durante el Consejo de Ministros de Comercio en Bratislava. Además, ahora también asegura que los ministros de comercio afiliados al S&D votarán a favor de igual manera.

El breve paseo de Gabriel a Canadá fue un factor crucial. Aunque no es una obligación hacerlo, sus negociaciones de última hora con los canadienses pasarán a formar parte del Acuerdo CETA de una manera "jurídicamente vinculante".

Las concesiones se refieren específicamente a la interpretación de las normas en materia de protección al inversor para un "trato justo y equitativo", la independencia de los árbitros en los casos de inversión y la exclusión de los servicios públicos de los desafíos con los inversores. Aún con esto, no queda muy claro si una declaración adicional tendrá un valor jurídicamente vinculante.Esta cuestión no se ha determinado aún, según parece.

Sin embargo, para que sea más complicado, las disputas políticas en la convención del SPD dieron lugar a "más concesiones", que incluyen la protección del principio de precaución de la UE; sanciones en caso de incumplimiento de las cláusulas de trabajo en el CETA; una aclaración de que los inversores extranjeros no deberán tener ventajas en la protección sobre los inversores nacionales; una aclaración de que los comités establecidos en virtud del CETA tuvieran "inicialmente" sólo una "función consultiva", y un "procedimiento de consulta extendida" entre el Parlamento Europeo, los parlamentos nacionales y la sociedad civil , en relación con las competencias europeas y nacionales antes de cualquier aplicación provisional.

Esto plantea una pregunta obvia con tantos cambios necesarios para el apoyo del SPD, ¿cómo pueden lograrse sin reabrir las negociaciones? Yannick Jadot, ponente alternativo y miembro de la Comisión de Comercio Internacional en el Parlamento Europeo cree que esto es sólo uno de muchos problemas del CETA:

"Será imposible concluir el CETA cuando el SPD alemán ha propuesto muchos cambios que solo son posibles con otra renegociación. Similarmente, países como Bélgica y Austria no están en posición de firmar en este momento. Austria ha prometido un plebiscito y el parlamento de Valonia ha bloqueado la firma del gobierno belga. Incluso existe la incertidumbre de que sea compatible con los tratados de la UE. No es el momento de empezar a considerar la ratificación de este acuerdo"

Duda legal

La pasada semana, solo 12 de los países de la UE se comprometieron a apoyar el CETA en una carta a la comisaria Malmström, la indicación más clara hasta ahora de cómo de divisorias son estas ofertas en Europa. Mientras que la retórica política puede cambiar bajo presión, las estructuras de las democracias en Austria o Bélgica son más difíciles de superar. Sin la votación unánime a favor de los 28 Estados miembros de la UE, el CETA se mantiene estancado, si no para siempre muerto. Actualmente, esos 28 votos no están garantizados.

Además, requiere la ratificación en los parlamentos de los Estados miembros también, otro gran obstáculo en la línea. No sería prudente para cualquier gobierno de la UE prometer su apoyo al CETA en pleno conocimiento de que se producirá un error durante el proceso de ratificación parlamentaria más adelante.

Y ahora el elefante más grande de la habitación: no está del todo claro que el CETA (y por implicación, el TTIP) es compatible con las leyes de la UE. Muchos expertos, jueces y grupos de interés público han mostrado dudas sobre si las reglas de protección a la inversión en este tipo de tratados son compatibles con nuestros sistemas judiciales, dada la naturaleza paralela y exclusiva del arbitraje privado. Este sigue siendo el mayor problema con el CETA, y no ha sido respondida por cualquier programa de reformas. Solo el Tribunal de Justicia Europeo podría plantear la cuestión de una vez por todas, pero alguien tiene que hacer la pregunta.

¿Si no es con Canadá...?

Parece que hay consenso entre los ministros de la UE y la Comisión semejante en que el TTIP está en coma, por el momento, y que es poco probable que reviva antes de que Obama deje el cargo. Esta conclusión proviene principalmente de la falta de voluntad del equipo de negociación de Estados Unidos para moverse en cualquiera de las prioridades de la UE hasta ahora. El Brexit, por supuesto, complica aún más este proceso. Con el CETA también sobre una base inestable, el director general de la Comisión de la UE para el comercio Jean-Luc Demarty advirtió el mes pasado que la política comercial de la UE está "cercana a la muerte '. Otros defensores del CETA se han apresurado a hacer argumentarios de sus valores, alegando que si no podemos hacer un trato con los canadienses, ¿con quién podemos llegar a un acuerdo?

Ambas cuestiones son falsas, e ignoran a propósito los problemas reales que existen en el contenido de estos tratados. Nunca antes ha habido tanto interés en acuerdos de libre comercio en Europa. Y como un grupo de organizaciones de interés público resumió el mes pasado, los tratados deben ser juzgados por su contenido, no por las personas con las que tratamos, o por nuestra vaga sensación de "valores" compartidos:

' Europa debe tener más confianza en sí mísma y creer en sus procesos democráticos. En caso de que cualquier institución decida rechazar el CETA, será en respuesta a las cuestiones perjudiciales, tales como la protección de la inversión, y la pérdida de oportunidades en el acuerdo, y no por el socio comercial potencial. Tal decisión se basa en la creencia de que con el acuerdo no se obtendrán los beneficios prometidos - al menos no en manos de las pequeñas empresas, los ciudadanos y el medio ambiente'.

 

Traducción: Alejandro Aguilar

por favor, ¡comparte!

más
Contenido relacionado
Comentarios

Comenta

^