Blog

Regreso a general

30 junio 2016

La Comisión Europea quiere que el CETA sea aprobado sin pasar por los parlamentos nacionales de los estados

De considerarse como un acuerdo exclusivo de la UE, no sería llevado a ratificación de los diferentes parlamentos nacionales de los estados miembros de la UE, algo que algunas organizaciones consideran antidemocrático.

Alejandro Aguilar, Editor

El presidente de la Comisión Jean-Claude Juncker soltó una bomba este martes en la reunión del Consejo Europeo al decir que el CETA (el acuerdo Ecónomico y Comercial Global entre la UE y Canadá, por sus siglas en inglés) no debía ser tratado como acuerdo mixto, por lo que sería competencia exclusiva de la UE sin pasar por los parlamentos de los diferentes estados miembros. Esta propuesta será presentada el 5 de Julio en la reunión del Colegio de Comisarios, a falta de sorpresa.

 

Según el diario Público, el responsable de la Dirección General de Comercio, Jean-Luc Demarty, dio pistas sobre esta declaración en una reunión de la comisión de comercio a puerta cerrada. En la misma, Jean-Luc Demarty, declaró que el que este tratado no sea aprobado por los diferentes estados miembros de la UE no significa que sea una acción antidemocrática, ya que esto equivaldría a decir que la UE tiene un carácter antidemocrático en sí misma. También avanzó que esto no quiere decir que el TTIP no vaya a ser tratado como un acuerdo mixto.

 

Annika Breidthart, portavoz de la Comisión Europea, también confirmó que su oficina no considera el CETA como un acuerdo mixto, de competencia compartida entre las instituciones europeas y estatales. De considerarse acuerdo exclusivo de la UE, el CETA sería tratado únicamente en el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo.

 

Esto no solo ha levantado muchas críticas entre la numerosa población en contra de este tratado, sino en estados como Alemania, Francia, Austria o Luxemburgo, quienes ya han dejado que quieren que el CETA pase por la ratificación de sus parlamentos nacionales.

 

Tras el Brexit la posición que muestra la Comisión Europea no es la idónea para contrarrestar las corrientes que apuestan por seguir el mismo camino que Gran Bretaña, provenientes sobretodo de una extrema derecha que parece abrirse camino.

 

Según Tom Kucharz, miembro de Ecologistas en Acción y de la Campaña española contra el TTIP, el CETA y el TiSA, cree que las declaraciones de Juncker son una estrategia:

 

"El problema es que los gobiernos de la UE, sin excepción, quieren aprobar el CETA de todos modos, pero ante la enorme reticencia y oposición entre sus poblaciones, gobiernos municipales y parlamentos, al menos, quieren aparentar ser críticos. Por lo tanto, la Comisión Juncker proporciona a los gobiernos un éxito fingido. Pueden insistir en la necesidad que sus parlamentos voten el tratado y presumir de haber resistido a la Comisión Europea.

 

No podemos olvidar que tanto Alemania como Francia tienen elecciones en 2017, por lo que sería un aparente 'buen tanto' que se marcarían ambos gobiernos.

 

El resultado de esta estrategia podría ser un 'gana-gana', por un lado algunos estados que se han mostrado a favor del CETA figuran una actitud protección a su población, y por otro lado el CETA tendría puerta abierta provisionalmente hasta su definitiva ratificación, algo que los lobbies empresariales aplaudirían y que sería un peligro para nuestra democracia y nuestro medioambiente.

 

Mientras la Comisión parece lanzarse a la ofensiva con el CETA y el TTIP con la visita de Cecilia Malström a Washington tras el Brexit, el 27 de Junio , 240 organizaciones europeas pidieron a través de una carta al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, la suspensión del TTIP, recordándole las más de 3,4 millones de firmas en contra del mismo y del CETA.

por favor, ¡comparte!

más
Contenido relacionado
Comentarios

Comenta

^