Blog

Regreso a general

13 octubre 2016

ENTREVISTA | Florent Marcellesi: “El CETA amenaza nuestros derechos sociales, la democracia y el medio ambiente"

Con motivo de la semana de resistencia para exigir que el gobierno en funciones español no firme el CETA, repasamos la visión de Los Verdes / ALE respecto a este tratado de la mano de Florent Marcellesi, eurodiputado de EQUO.

Alejandro Aguilar, Editor

Han pasado ya dos años desde que se finalizaran las negociaciones del Acuerdo Económico y Comercial Global con Canadá, CETA, por sus siglas en inglés. Con motivo de la semana de resistencia contra la firma por parte del gobierno en funciones español que se viene celebrando desde el día 8 hasta el próximo 15 de Octubre, repasamos a través de esta entrevista la visión de Los Verdes / ALE a través del eurodiputado de EQUO, Florent Marcellesi.

 

¿Cuáles son las ventajas y cuáles los peligros del CETA?

Es difícil ver ventajas en este y otro tratados denominados de "nueva generación" por la Comisión Europea. El comercio en sí no es el problema, lo es anteponer este al bienestar de la ciudadanía y del planeta. El CETA nos amenaza de manera transversal. Nos preocupa las consecuencias que este tratado podría acarrear sobre el empleo, los derechos laborales, la lucha contra el cambio climático, el medioambiente, las pequeñas y medianas empresas, o nuestra democracia, entre otros aspectos.

Los grandes defensores del acuerdo se centran en dos argumentos: que la liberalización del comercio mediante la desaparición de los aranceles, la armonización de la legislación y la reducción de los procesos administrativos en procesos de control con estándares similares que facilitarán las exportaciones de las PYMES y hará crecer la economía y por tanto, la creación de empleo. ¿Está de acuerdo con estos argumentos?

Es cierto que los procesos de control se simplifican a las empresas de ambas partes, pero debemos tener muy presente que estos controles son los que protegen a los consumidores. Actualmente, en Europa, aunque es mejorable , la protección es mayor que la que hay en Canadá. Los aranceles es lo que menos preocupa a las multinacionales, ya que son bastante bajos. La importancia radica en las barreras no arancelarias, las cuales no son otra cosa que protecciones a nuestras empresas y nuestra población. Con lo que la CE llama "armonización", que hablando claro significa una bajada de los estándares de europeos, nos encontraríamos más desprotegidos que ahora.

Además, el CETA no creará ni un empleo sino que los destruirá: 200.000 empleos perdidos en toda Europa y más de 20.000 en Canadá. Tampoco nos tendría que extrañar: el TAFTA (acuerdo de comercio entre EEUU, Canadá y México) causó la perdida de 1 millón de empleos en EEUU.

En cuanto a la teoría del crecimiento, no se sujeta demasiado. Además de que el crecimiento nunca está a la altura de las expectativas y que las proyecciones de la Comisión Europea son ridículas (un aumento de 0.5% dentro de 10 años), hay que negar la mayor: el crecimiento ya no crea empleo, y aún menos de calidad. Más aún, hoy el crecimiento no es la solución, forma parte del problema. Es imposible crecer de forma infinita en un mundo finito, y eso el CETA lo ignora totalmente.

En cuanto a la armonización de la legislación, no pocas organizaciones han alertado sobre los peligros para la salud y el medio ambiente de un posible descenso de los estándares de la UE, por ejemplo respecto a los OGM. La Comisión insiste en que ningún producto que no cumpla con la legislación europea podrá ser exportado, ¿qué opina al respecto?

Canadá y Europa tienen una larga historia de litigios en la OMC a propósito de los transgénicos. Si Canadá es el tercer productor de transgénicos del mundo, por lo que interesa mucho que el mercado europeo los acepte. Si bien, según lo recogido en el texto actualmente, el CETA no deshace la legislación europea en cuanto a esta cuestión, nos preocupa que este tratado tenga una naturaleza "en constante movimiento", lo cual no nos garantiza que más adelante si se decida deshacer la protección europea frente a los transgénicos actualmente prohibidos. Este tratado, sin duda, significa una mayor presión pro-transgénica. Siguiendo con la alimentación, con el CETA podrían entrar hasta 130000 toneladas de ternera y cerdo proveniente de Canadá, ¿cómo podemos controlar que no entre una sola tonelada tratada con hormonas y antibióticos prohibidos en Europa?

¿Cuáles son los peligros del CETA para los derechos laborales?

El derecho de sindicación y la negociación colectiva no vienen fuertemente recogidos en ningún capítulo del tratado, así lo denuncian conjuntamente el movimiento sindical canadiense y europeo. El problema es que Canadá no ha ratificado todos los convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Comisión Europea ha rebajado la defensa de los trabajadores europeos al nivel de los de Canadá.

 

¿Y para las políticas medioambientales?

En el CETA, a pesar de las reclamaciones de organizaciones sociales y ecologistas, no hay ningún capítulo referente a la protección del medioambiente que tenga rango ejecutable. Este tratado sería una vuelta de tuerca más a la impunidad cuando se atenta contra el medioambiente.

Pero si fuera poco, el CETA ni siquiera menciona o reconoce el Acuerdo de París, mayor acuerdo climático de todos los tiempos y que entrará en vigor en noviembre de este año. Lo que hace el Acuerdo de París por un parte, lo deshace el CETA (y el TTIP). Supondrá un drástico aumento de emisiones de C02, dará de nuevo prioridad a las energías más sucias y contaminantes del pasado como el carbón, el petróleo, el gas, el fracking y las arenas bituminosas e obstaculizará las energías renovables.

Otro de los puntos más controvertidos del tratado es el tribunal de arbitraje entre empresas y Estados. La Comisión ha respondido a algunas de las demandas para mejorar su funcionamiento. Sin embargo, algunas organizaciones insisten en que va en contra del derecho de la UE al acabar con su autonomía. ¿Por qué es tan preocupante este sistema de resolución de litigios? ¿Cree que el actual tribunal tiene garantías suficientes para proteger el interés público?

La primera propuesta de la Comisión Europea, el ISDS, hizo saltar la alarma social, recibiendo numerosas críticas. La nueva propuesta no es más que un maquillaje de la anterior versión. Un sistema de resolución de litigios paralelo a nuestro sistema judicial no es democrático. Nuestro sistema judicial es imparcial mientras que el tribunal de arbitraje privado del CETA sería una mera herramienta al servicio de las multinacionales y grandes corporaciones.

En este sentido, el eurodiputado Ernest Urtasun en una entrevista con cuartopoder.es declaró que se está valorando la posibilidad de llevar este capítulo del tratado ante el Tribunal de Luxemburgo por considerarlo ilegal y así, paralizar la firma del tratado. ¿Está al corriente de esta iniciativa? ¿Cree que es viable?

Desde Los Verdes Europeos, estamos estudiando todas las vías posibles para parar el CETA, y entre otras estudiamos la viabilidad de acudir al Tribunal de Luxemburgo. Si resulta viable, la activaremos sin dudar.

Tras la presumible firma del Consejo, el CETA tendrá que pasar primero por el Parlamento Europeo y por los Parlamentos nacionales después. ¿En qué estado se encuentran las negociaciones con el resto de grupos en la Eurocámara? ¿Cómo puede afectar que los socialistas alemanes hayan decidido votar a favor? ¿Cuáles son los tiempos? Y respecto al Congreso en España, ¿qué espera que ocurra con este debate, teniendo en cuenta además la situación política española?

Me preocupa el posicionamiento del partido socialista alemán, desoyendo las reclamaciones de la ciudadanía alemana mayoritariamente en contra de los tratados de comercio e inversiones que se están negociando. Espero que entren en razón y se posicionen como algunos sectores de los socialdemócratas que se muestran más progresistas.

Bajando a España, es difícil saber qué ocurrirá con la situación política actual y sin saber si habrá terceras elecciones. Es importante tener una mayoría progresista para poder detenerlo en el congreso, sabiendo que tanto el PP como Ciudadanos se muestran favorables a este Tratado. En cuanto al PSOE, según sus declaraciones, no apoyará un tratado que no garantice la protección los estándares europeos, si finalmente es así, no deberían apoyar el CETA.

El tratado de libre comercio con Canadá lleva años negociándose y de hecho, la negociación concluyó en 2014, ¿por qué ha sido tan minoritaria la mobilización contra este tratado hasta ahora? ¿Por qué es menos mediático que el TTIP, a pesar de compartir gran parte de los puntos polémicos de este último?

Es sin duda lo más peligroso del CETA. Si el TTIP es poco transparente, el CETA lo es más aún, ya que el Parlamento Europeo si siquiera ha intervenido durante el proceso de negociaciones, y eso, siendo el organismo elegido por la ciudadanía europea.

 

Se han recogido más de tres millones de firmas pero la Comisión insiste en que mientras no sea una ley, y para eso el tratado debe ser aprobado, las iniciativas ciudadanas no pueden tumbar una negociación. ¿Qué armas tiene la sociedad civil para parar el tratado?

Hay que dar la enhorabuena a la sociedad civil. La Comisión muestra una carencia democrática al no escuchar la Iniciativa Ciudadana Europea más multitudinaria de la historia europea. La Comisión Europea no va a lograr que la voz de la ciudadanía desaparezca.

El mensaje de las movilizaciones llega alto y claro: "las personas y el planeta por delante de los intereses de las multinacionales". Este mensaje llega no solo a los gobiernos, sino a las empresas interesadas. Además está calando que el CETA es el caballo de troya del TTIP.

Y por último, ¿cómo puede afectar toda esta movilización contra el CETA a la negociación de TTIP? ¿Qué lecciones se extraen?

En base a los años recientes, está claro que las movilizaciones sirven para algo. De hecho, la agonía actual que sufre el TTIP es fruto de las mismas. Nos queda lucha, pero no estamos solos, somos millones, y ellos carecen de nuestra pasión.

 

* Periodista : Beatriz Ríos

por favor, ¡comparte!

más
Contenido relacionado
Comentarios

Remigia Rodríguez García

La cara oculta de la corrupción... de la confusión ciudadana y de la miopía de la humanidad.

Comenta

^